La importancia de la refrigeración en un PC Gaming

Última actualización: 19.09.20

 

Pasar horas jugando puede sobrecalentar tu PC Gaming, por lo que contar con una buena refrigeración es esencial, ya que así estarás protegiendo al equipo y alargando su vida útil. Sin embargo, debes elegir entre refrigeración por aire o líquida, dependiendo de cuánto le exiges al equipo.

 

Tipos de refrigeración

Existen diferentes tipos de refrigeración para PC Gaming, entre ellas, la pasiva, activa por aire y, por supuesto, la líquida.

En primer lugar, la refrigeración pasiva es aquella que simplemente lleva un disipador, también conocido como heatsinks. Este accesorio es metálico y toca directamente la superficie del hardware que más riesgo tiene de sobrecalentarse, por ejemplo, el procesador y la tarjeta gráfica. 

En segundo lugar, la refrigeración activa por aire se compone de un disipador con ventilador. El ventilador se sitúa sobre el disipador, enviando el calor hacia afuera del hardware donde está instalado. 

Ten en cuenta que la refrigeración pasiva es completamente silenciosa, pero no es suficiente en la mayoría de los casos, sobre todo para un equipo gaming, ya que este se calienta mucho. 

Por otra parte, tenemos la refrigeración líquida que, normalmente, se caracteriza por utilizar agua y enfriar con mayor eficacia el CPU, la tarjeta gráfica o, en algunos casos, la placa base. Este método al igual que el pasivo con disipador es silencioso. Por su alta protección ante el sobrecalentamiento, el enfriamiento líquido es usado en el overclocking. 

Razones por las cuales es importante la refrigeración

Si deseas tener el mejor PC Gaming, ten en cuenta el sistema de refrigeración que vas a montarle, ya que de él depende mucho la vida útil del equipo y su rendimiento.

Las elevadas temperaturas en el ordenador pueden ocasionar daños en algunas piezas, incluso, es posible que quemen algunos componentes del hardware, limitando la vida útil del ordenador. De hecho, el procesador es uno de los componentes más vulnerables cuando el PC Gaming no tiene un buen sistema de refrigeración. 

Además, para que tu equipo no se ralentice es necesario controlar la temperatura. Asimismo, recuerda que cada uno de los componentes del ordenador tienen límites de temperatura, por lo que te aconsejamos revisar en el manual de instrucciones las especificaciones del fabricante respecto a este tema, sobre todo en los días de verano. 

Una manera de saber la temperatura de tu equipo en tiempo real es instalando alguna aplicación como Open Hardware Monitor, la cual es gratuita, incluso, sirve para Linux y Windows. 

Si quieres que la temperatura del PC sea la adecuada, sigue leyendo este artículo, te explicaremos otros aspectos que tal vez aún no sabías. 

 

¿Qué hacer para lograr el mantenimiento más adecuado en tu ordenador?

El sistema de refrigeración debe tener un mantenimiento adecuado para que funcione correctamente. Aunque puede variar el sistema de refrigeración de tu PC Gaming, hay algunos tips que son comunes para cualquier equipo. A continuación, te presentamos varias de las tareas más adecuadas para que tu equipo funcione mejor y tenga larga vida. 

 

1. Limpiar los filtros de la caja

Algunos modelos de caja para ordenadores poseen filtros que tienen como finalidad limpiar el aire, para que tanto la suciedad como el polvo se acumulen en menor medida. Cuando hablamos de caja nos referimos a la torre. Te recomendamos tener a la mano un pincel y limpiarla con regularidad. De igual forma, si tu torre tiene filtros extraíbles, serán mucho más fáciles y rápidos de limpiar, incluso podrás sumergirlos en agua y jabón. 

2. Limpiar el polvo del sistema de refrigeración con regularidad

El polvo, partículas y pelos de animales presentes en el aire se van acumulando dentro del ordenador, principalmente, en las aspas del ventilador. Es por eso que la limpieza con regularidad a este accesorio ayudará a un mejor funcionamiento del sistema de refrigeración. Para ello utiliza un pincel o botes de aire comprimido, para retirar la suciedad con mayor eficacia. 

3. Cambiar la pasta térmica del procesador

La pasta térmica se encarga de disipar el calor del procesador y lo pasa al sistema de refrigeración, sin embargo, con el tiempo comienza a perder sus propiedades y hay que reponerla. Es recomendable cambiarla una vez al año, pero, si usas a menudo el ordenador y le exiges bastante, cámbiala cada seis meses.

4. Rellenar la refrigeración líquida cuando sea necesario

En caso de que tu ordenador de sobremesa tenga un circuito modular de refrigeración líquida, será necesario que rellenes el líquido en su interior según el tiempo que estipule el fabricante, comúnmente suele ser de 3 a 6 meses. De no hacerlo, la refrigeración irá perdiendo su rendimiento hasta que el líquido se agote. 

5. Elegir la torre y refrigeración gaming más adecuada

Las torres del ordenador son elementos importantes en la refrigeración de distintos componentes internos. Ellas se conocen en gran parte por sus dimensiones grandes, pues así permiten una mejor fluidez del aire para todos los componentes. En este sentido, si la torre es muy pequeña, no tiene mucho espacio para instalar ventiladores gaming, ya sean de aire o líquidos. 

6. El CPU debe tener algún disipador extra

Sin duda el CPU contiene las piezas del ordenador de sobremesa que más rápido se pueden sobrecalentar y esto ocurre cuando se exponen a procesos de bastante exigencia, un ejemplo sería procesar imágenes en 3D. Para evitar que las altas temperaturas dañen con el tiempo algunas piezas es recomendable instalar un disipador extra que tenga más potencia que los instalados de fábrica.

7. Elige una fuente de alimentación que no sobrecaliente el equipo

Algunos usuarios al comprar un PC Gaming se olvidan de la fuente de alimentación y se preocupan más por invertir el dinero en componentes caros. La fuente cumple no solo la función de aportar corriente eléctrica a los componentes del ordenador, sino que a su vez expulsa el aire caliente que se acumula en el interior de la misma.

Por ese motivo, te recomendamos invertir unos cuantos euros en una fuente de alimentación que tenga por lo mínimo entre 600 y 800 W.

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments