Diversión educativa: Una tendencia creciente en los videojuegos

Última actualización: 14.08.20

 

Desde su aparición, los videojuegos han sido el tema central de controversiales debates sobre sus aspectos positivos y negativos por parte de padres y expertos. Sin embargo, hay cualidades más allá de las primeras impresiones que merecen ser exploradas, y su impacto en la educación es una de las más importantes.

 

A pesar de que los videojuegos se han normalizado y se han convertido en parte de millones de hogares alrededor del mundo, todavía existe mucha controversia y debate sobre si estos son beneficiosos o no.

En la actualidad, todos los niños están expuestos a videojuegos de algún tipo, especialmente en dispositivos móviles; no obstante, esto no ha afectado las cifras de las consolas, más bien ha servido para aumentar el interés y generar más ventas.

Los tres gigantes del mundo de la industria de los videojuegos: Sony, Nintendo y Microsoft aumentan el catálogo de sus respectivas consolas a diario, ofreciendo cada vez más oportunidades de entretenimiento. A su vez, la plataforma Steam se ha convertido en un paraíso para que los desarrolladores independientes y grandes compañías presenten sus juegos a los gamers de PC.

 

¿Son realmente malos los videojuegos?

Como todas las cosas en el mundo, existen aspectos buenos y malos cuando se trata de videojuegos. Sin embargo, muchas veces las características negativas no son inherentes a ellos, sino a su uso incorrecto.

1) Violencia y sexualidad:

Una de las mayores críticas es la de los videojuegos violentos, por ejemplo, y esta es una de las razones más conocidas por las que muchos padres prohíben el uso total de todo tipo de juegos. No obstante, existen otros géneros sin violencia.

El verdadero problema no es el nivel de agresividad del juego, sino el uso por parte de una audiencia incorrecta. Todos los videojuegos vienen con advertencias sobre su contenido y, además, muestran su clasificación que indica la edad recomendada para el jugador.

Juegos como GTA o The Last of Us, por ejemplo, poseen clasificación M en la tabla ESRB o 18 en la tabla PEGI. Es decir, son juegos hechos para adultos. De la misma forma que sucede con las películas y otros medios, los menores solo deben visualizar contenido hecho para ellos.

 

2) Adicción:

Aunado a esto, otra queja suele ser que jugar videojuegos puede minimizar el interés de niño en otras actividades o volverlos adictos a este tipo de entretenimiento.

Esto podría ser cierto, sin embargo, como toda adicción, es necesario un uso indiscriminado del producto para que pueda convertirse en un problema.

Nuevamente es tarea de los padres fijar límites en los horarios, las rutinas y las reglas que deben seguir los pequeños a la hora de jugar. Si no existe control parental, entonces los menores no deberían jugar videojuegos.

 

3) Socialización:

Algunos padres consideran que los videojuegos evitan que los niños y jóvenes socialicen; sin embargo, la cantidad de juegos multijugador es exorbitante y estos pueden promover la socialización en persona y en línea.

Esto último, al igual que los aspectos antes mencionados, debe darse bajo estricta supervisión de los padres, para evitar el contacto de menores con adultos inescrupulosos.

En este orden de ideas, cabe afirmar que no basta con saber cuál es la mejor consola Nintendo o Playstation, la atención por parte de un adulto es realmente necesaria.

 

Las ventajas de jugar

Cuando se siguen las reglas y se usan los videojuegos de forma correcta, pronto se podrán ver los beneficios que vienen con dedicar cierto tiempo a este tipo de entretenimiento.

Al igual que los juguetes educativos, los videojuegos pueden afectar positivamente en el desarrollo cognitivo de los niños.

Si se juega de forma frecuente, habilidades como la creatividad, la capacidad de análisis, la lógica, la deducción, el razonamiento y la inventiva se desarrollarán con mayor rapidez.

Mientras tanto, la parte física también se verá beneficiada, pues los reflejos, la motricidad y la coordinación serán cualidades que se trabajarán de forma inconsciente en cada sesión de juego.

Incluso el bienestar emocional podría ser mayor, pues los niños y jóvenes podrán mejorar su capacidad de resolver problemas, su confianza al tomar decisiones y su autoestima.

Una nueva forma de educar

Incluso desde antes de que existieran consolas u ordenadores, ya expertos de todas partes del mundo aseguraban que jugando se aprende más rápido que con una educación tradicional. Debido a esto, a nivel mundial, se insta a los profesores a realizar clases dinámicas que mantengan entretenidos a los menores y capten su atención con facilidad.

En este caso, los videojuegos pueden ser bastante útiles y hacer que las lecciones sean más amenas y fáciles de entender. Incluso existen títulos para ayudar a personas con condiciones especiales como “El viaje de Elisa” diseñado para jugadores con síndrome de Asperger o “Animal Hero Universe” para personas con síndrome de Down, entre otros.

Cuando se trata de educación convencional, estos son solo algunos juegos que se pueden incorporar a ciertas asignaturas y con la guía de un educador:

 

1) Arte:

Cuando se trata de entender y analizar el arte, thatgamecompany ofrece varios videojuegos como “Journey”, “flOw” y “Flower”. Tanto la banda sonora como las imágenes son dignas de estudiar y, además son juegos fáciles, cortos y aptos para todos.

 

2) Historia:

¿Prehistoria? “Wonderbook: Walking with Dinosaurs” permitirá a los niños aprender todo sobre los dinosaurios, mientras que “Civilization” de Sid Meier hará que los jóvenes conozcan personajes históricos y tomen decisiones económicas, políticas y sociales para hacer progresar a una civilización.

 

3) Biología:

“Spore” es uno de los juegos de simulación de vida más conocidos, pues permite que el jugador controle todas las etapas de evolución de una especie, a partir de los seres unicelulares.

Por su parte, “ARK: Survival Evolved” cuenta con un mod llamado “Primitive” en el que es posible controlar un animal, su manada y hacer que la especie prospere.

“Plague INC” también podría utilizarse para explicar la propagación de enfermedades, la evolución sintomática, etc.

 

4) Educación física:

Desde las consolas Nintendo Wii se ha hecho famoso el control por movimiento. Por lo tanto, es fácil encontrar juegos que mantengan activos a los niños y jóvenes como “Dance Central” y “Just Dance” para aprender pasos de baile.

“BoxVR” para mejorar habilidades de boxeo usando la realidad virtual y, por último, sesiones de entrenamiento en juegos como “Wii Fit” o “Nike+ Kinect Training”.

Como toda tecnología, los videojuegos seguirán avanzando y para progresar con ellos es necesario saber cómo utilizarlos. Darles un buen uso es beneficioso para personas de todas las edades y podría convertirse en el nuevo hito en el proceso educativo.

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments